Category: Zumos

Zumos con licuadora: trucos y recetas

¿Estás pensando en estrenar tu nueva licuadora? ¿Te gustaría hacer con ella los mejores zumos? Aquí vamos a repasar paso por paso los principales elementos para poder hacer los mejores zumos con licuadora que puedas soñar. Para conseguirlo, hay que empezar desde la base: la propia fruta que escogemos.

Recuerda, además, que no es lo mismo un zumo que un batido. La licuadora es ideal para hacer zumos pues elimina la pulpa de la fruta (portadora de fibra). Eso sí, si necesitas fibra, lo aconsejable sería un batido. En este caso puedes mezclar fácilmente el producto licuado con la pulpa que ha separado la licuadora.

Consejos para hacer zumos saludables

Lo primero es lo primero: para hacer un buen zumo de frutas con licuadora, debemos saber seleccionar y tratar adecuadamente la materia prima. Cada tipo de fruta tiene beneficios específicos, así que puede resultar interesante programarte los zumos diarios según los beneficios que te aporte cada zumo. Algunos atributos destacados de algunas frutas combinadas en zumos:

  • Normalmente, a la hora de hacer un zumo con licuadora, se utilizan también la piel y las semillas, pues son fuente neta de alimentos y vitaminas
  • Los zumos de pepino, o bien de sandía, son muy útiles para reducir la retención de agua, pues ambas frutas son diuréticas.
  • Los zumos en los que incluyas zanahoria o perejil te servirán para frenar el apetito si te los preparas y tomas al empezar el día.
  • Los zumos con plátano o kiwi ayudan a combatir el estrés, pues ambas frutas incluyen triptófano.
  • Para fortalecer tus niveles de calcio, una interesante combinación para un zumo sería Lechuga, col, escarola y manzana
  • Si tienes el hígado delicado, uvas y fresas son el mejor remedio a incluir en tu zumo.
  • Ojo, un zumo de zanahorias, tomate y pimiento rojo puede favorecer tu bronceado (ideal para el verano)

Antes de hacer tu zumo con licuadora…

No hace falta decirlo, pero está claro que la materia prima es esencial. No es lo mismo comprar en un mercado general que en un supermercado. Existen diferencias de sabor y textura muy claras entre diferentes tipos de fruta, según sea su procedencia. Lo ideal es que identificarás un frutero de tu zona al que acudir que, además, ofreciera productos de proximidad o ecológicos.

Por otro lado, antes de licuar la fruta con tu licuadora, debes limpiar bien las frutas y verduras, sobre todo si vas a licuar la piel también. Así nos aseguramos de eliminar posibles agentes patógenos.

En el momento del licuado, debes tener en cuenta que existen muchos tipos de licuadoras, exprimidoras y batidoras. En todo caso, frente a exprimidoras (útiles para cítricos) y batidoras, la licuadora es el producto más versátil. Hay que recordar que la licuadora separa el zumo de la pulpa (por eso “licua”), pero ambos podemos juntarlos a posteriori si así lo queremos.

Descubre aquí los diferentes tipos de licuadoras

Y otra cosa esencial: no dejes de experimentar. La gran ventaja de los zumos es que permiten mezclar en un conjunto homogéneo productos diversos. Muchas veces, mezclas insospechadas pueden permitirte descubrir sabores fabulosos. ¡deja volar a tu imaginación!

Recetas de zumos con licuadora

Ya hemos visto un poco más arriba algunos posibles zumos saludables que puedes hacer con diferentes tipos de fruta. Vamos a repasar a continuación recetas algo más elaboradas de zumos con licuadora. No sólo nos fijaremos en las saludables, sino también en las dietas divertidas, sabrosas, etc. Las he destacado según el tipo:

Recetas de zumos saludables con licuadora

  • Zumo tonificante efectivo contra la anemia: para crear este zumo con tu licuadora, necesitas tres ingredientes: 100 gr de moras, 1 patata cruda y pelada, y 1 manzana. Por un lado, las moras aportarán hierro, la patata cromo y la manzana impulsará la creación de glóbulos rojos. Tres elementos básicos para combatir la anemia.
  • Esenza Sunrise: este zumo tiene nombre propio. Se trata de una mezcla de zanahoria y manzana a partes iguales, y un añadido de jengibre. Por un lado, la manzana tonifica, la zanahoria beneficia a la vista y estómago, y el jengibre es uno de los antibióticos naturales más poderosos.
  • Zumo contra el dolor de estómago: si nos pasamos con la comida o tenemos habitualmente ardor de estómago, aquí un zumo básico que te hará sentir mucho mejor. Necesitamos: 200 gr de patatas crudas y peladas, 100 gr de zanahoria, 8 hojas de col. Por un lado, tanto la zanahoria como la patata bloquean los ácidos estomacales al ser alcalinizantes. La col, a su vez, ayuda a prevenir y cicatrizar úlceras.
  • Zumo saludable para deportistas: los ingredientes de este zumo son algo más raros: leche de almendra, canela, avena y plátano. Combinaremos a partes iguales la leche, y la avena, con un dominante de plátano. La canela para dar un toque. Por un lado, la avena y el plátano tienen muchas proteínas. A su vez, la canela es antioxidante y la leche de almendras tiene mucho potasio y fibra.

Recetas de zumos sabrosos con licuadora

  • Zumo para el verano: una mezcla explosiva, y además beneficiosa para la salud, la crea el zumo de sandía y piña (ambas a partes iguales). Sabor intenso y refrescante para el verano que, además, es antioxidante y ayuda a evitar retención de líquidos.
  • Zumo ideal para la hora del té: este zumo, pensado para la tranquila hora de la tarde, tiene tres ingredientes básicos: Té verde, melón y menta. Primero preparas una taza de te verde y esperas a que se enfríe. Introduces en ella un melón pequeño sin piel (o medio melon). A continuación lo licuas, y le añades la menta, que aportará un toque especial. Ideal como diurético.

Ventajas de los zumos hechos con licuadora

La gran ventaja de las licuadoras frente a otros exprimidores u utensilios de cocina, es que permiten hacer tanto batidos como zumos. Como el proceso de licuar separa el líquido (zumo) de la pulpa (necesaria para batidos), podemos obtener ambos productos de una sola vez y mezclarlos luego si nos interesa.

Además, las mejores licuadoras incorporan un motor de bajas revoluciones que permite licuar los alimentos y conservar sus nutrientes. De esta manera, un zumo cocinado con licuadora no tiene por qué ser bebido al instante: aguantará mucho más sin perder nutrientes.

Lo ideal es combinar ambos tipos de alimento: zumos (sin fibra) y batidos (ricos en fibra). Pues cada uno aporta beneficios distintos. Pensad que es mucho más fácil digerir la fruta si está licuada en un zumo. En el caso del batido, la pulpa añadida no es un obstáculo para que también sea más digerible que una pieza de fruta masticada (por decirlo así).

La ventaja más clara de cara a nuestro bienestar: con un zumo o un batido hecho con licuadora y buena fruta, lo que nos comemos es un combinado lleno de vitaminas y minerales esenciales.

Beneficios de los zumos según su color ¿qué hay de cierto?

Aunque parezca raro, el color de una fruta nos dice muchas cosas sobre cómo es. No es lo mismo tomar frutas de color naranja (mandarinas, naranjas, etc), que amarillo. Suena raro, pero cuando repases este listado verás que tiene sentido. Ojo, no son opiniones esotéricas, sino generalidades científicas.

Zumos naranjas: El color naranja, normalmente, es muy beneficioso para el sistema de defensas de nuestro cuerpo. La zanahoria, la naranja, el albaricoque, el melocotón… son frutas que benefician, además a quien tiene tensión vascular.

Zumos rojos: el rojo siempre se asocia con la pasión y la virulencia. El principal atributo de las frutas rojas, entre las que se cuentan el tomate, las ciruelas, cerezas, sandía o pomelo, es el de ser poderosos antioxidantes. Vaya: sirven para reducir los signos de envejecimiento.

Zumos verdes: este tipo de zumos, donde muchas veces priman las verduras licuadas, son quizá los más ricos en nutrientes. Benefician a las defensas, a la digestión y reducen el colesterol. Pueden hacerse con frutas como la pera, la manzana o el kiwi, y añadir verduras como, por ejemplo, espinacas.

Zumos amarillos: El amarillo en las fruta es indicador de que son beneficiosas para la salud física. Sobre todo de cara al envejecimiento y a los huesos. Por ejemplo, el plátano, el limón, la piña… todos ellos son alimentos ricos en potasio y útiles para deportistas.

Ojo con el “Juicing” o las dietas exclusivas a base de zumos

Se han puesto muy de moda, sobre todo por internet, dietas milagrosas para adelgazar o fortalecerse. Aunque es cierto que los zumos de frutas pueden ayudar a reducir peso, a fortalecerte y, sobre todo, a desintoxicarte de sustancias nocivas, no se pueden abandonar las comidas sólidas.

Siempre que quieras iniciar alguna clase de dieta a base de zumos, consulta con tu médico. Aquí te proponemos únicamente recetas para hacer zumos, pero en ningún caso proponemos el zumo como sustitutivo, sino como añadido para una dieta sana.